Molinoviejo

molinoviejoMolinoviejo es una finca cercana a Segovia, en la que desde 1945 se encuentra un centro de formación cristiana del Opus Dei. Actualmente tiene varias casas de retiros y pabellones para diversas actividades como Retiros espirituales, Convivencias para madres y padres de familia, estudiantes y profesionales y Jornadas de estudio y de trabajo. En esta finca han tenido lugar algunos hechos importantes de la historia del Opus Dei.

En la casa es donde se celebran la mayor parte de las actividades. Es el edificio principal de Molinoviejo, que ha sido remodelado hace poco y que muestra, en una de su fachadas a unos burritos accionando la noria de un molino.

Originalmente Molinoviejo tenía un solo edificio, en el que tuvo lugar en septiembre de 1948 una convivencia con los primeros fieles del Opus Dei de diversos países del mundo: italianos, portugueses, mexicanos, croatas, irlandeses…

La ermita

La finca tenía una ermita de construcción rústica que tuvo que ser reconstruida casi por completo. El suelo era de baldosas muy sencillas, y las vigas del techo de madera muy vieja. Ese material fue retirado y sustituido por un pavimento de piedra. Solo se conservaron los muros, que fueron arreglados y pintados.

Siguiendo las indicaciones de San Josemaría, el aspecto tosco de la ermita fue embellecido con decoración exterior: pinturas de ángeles en los muros; sobre el frontis se puso la espadaña rematada por una veleta y una cruz; el pequeño atrio de entrada, con dos columnas de granito que sustituyendo a las antiguas de madera; el tejado a dos aguas; el camino de lajas, jalonado por un seto bajo y por pinos, cipreses y álamos…

El altar de la ermita fue consagrado por San Josemaría, debajo de este, pueden verse algunas losetas del antiguo pavimento, cubiertas por un cristal.

La imagen de la Virgen

virgen-molinoviejoCuando se empezó a usar Molinoviejo para actividades apostólicas en el año 1945, ya estaba en la ermita la imagen de la Virgen que se encuentra en la actualidad. Es de finales del siglo XVIII.

Posteriormente se restauró y se colocó de nuevo el 24 de septiembre de 1947, fiesta de la Merced.

La imagen es de madera policromada. San Josemaría le dio la advocación de Madre del Amor Hermoso. La Virgen viste una túnica cobriza con irisaciones doradas, una capa de color verde y oro, y se cubre la cabeza con un velo de la misma tonalidad dorada que la túnica del Niño. La Madre y el Hijo están descalzos. En 1987, por indicación de Álvaro del Portillo se le pusieron las coronas a la Virgen y al Niño. Santa María está sentada sobre un trono de madera, imitación de piedra. Su mano derecha empuña un cetro coronado por una cruz; con la izquierda sostiene al Hijo, sentado en su regazo. El Niño bendice con la diestra y en la otra mano tiene una paloma.

El oratorio antiguo

jardinDurante gran parte del verano de 1948 San Josemaría estuvo en Molinoviejo. Durante ese tiempo escogió con gran cariño los objetos litúrgicos y destinó para el oratorio la habitación más apropiada de la casa. A pesar de los pocos medios disponibles, procuró que tuviera la mayor dignidad posible.

El retablo está formado por un fresco representando la Anunciación y está inspirado en un cuadro de Boticelli. El fundador quiso fomentar el amor a la Virgen indicando que se pusieran alegorías de la Virgen en diversas partes del oratorio.

El oratorio fue bendecido por San Josemaría el domingo 22 de agosto de 1948, coincidiendo con la festividad del Corazón Inmaculado de María.

Antes de la bendición del oratorio predicó una meditación sobre cuatro virtudes de la Virgen: la humildad ante el anuncio de la Encarnación; la naturalidad de su vida en Nazaret; su oración en las bodas de Caná, y la fortaleza ante la Cruz.