Casa de los picos

casapicosAunque la geografía urbana de Segovia está poblada de torres y caserones, en una muestra generosísima de arquitectura religiosa y civil, y aunque cada uno de esos edificios protagonistas de la historia de la ciudad sean sobresalientes por su arte, por su estructura, es indudable que, entre las casonas, palacios y casas fuertes, la Casa de los Picos constituye un hito irrepetible.

Su fachada única es la rúbrica de esa personalidad diferente; una fachada que recorre el mundo entero encajada en las películas que consumen los miles de cámaras fotografías que la enfocan. La casa-palacio de los Picos se prolonga con amplia fachada frente a la Canaleja, y en la parte posterior, junto a la calle del Obispo Gandásegui, también llamada del Saúco, se conserva la torre fuerte, sin duda allí colocada ante posibles ataques que pudieran producirse desde aquella zona, dado que la de la Canaleja estaba bien protegida por su considerable altura de fachada y, junto a la principal, de los picos, estaba la Puerta de San Martín.

En tiempos tuvo un notable patio acristalado con zócalo de cerámica de Talavera, transformado en los últimos años. En la fachada principal, sobre la puerta, aparece el escudo de la familia De la Hoz, pues hacia 1500, Juan de la Hoz adquirió el edificio a Pedro López de Ayala, primer conde de Fuensalida, que tuvo en él, en el siglo XV, su tenencia y alcaidía. A este último se le atribuye la construcción de la fachada a base de sillares de granito tallado a punta de diamante. Esta particularidad hizo que se le atribuyera el nombre de Casa de los Picos, que ya es reconocido oficialmente en 1555 según consta en un documento del Emperador.

Desde tiempo antes de la guerra entre 1936 y 1939, el edificio fue propiedad del Círculo Mercantil, una entidad recreativa de gran solera, de la que posterior-mente pasó a los sindicatos del anterior régimen, en cuyas dependencias estuvieron sus oficinas; en el patio acristalado se celebraron numerosos actos culturales. Por último, el edificio pasó a convertirse en Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos, para cuya instalación hubo de efectuarse una remodelación interior completa.